ANIVERSARIO

Estoy de aniversario,
celebrando en silencio aquella noche.
Bebo un sorbo de cava y me bailo un bolero.
Un bolero que evoca un desencuentro.
Un bolero que llora
el tenerte a mi lado y saberte tan lejos.
Estoy de aniversario,
voy a brindar por todos los abrazos que no diste,
y por aquellos besos que nunca recibí,
por tus manos vacías de caricias,
por el desgaste inútil de quererte.
Estoy de aniversario amor,
bebo, bailo y me río,
brindo por tu sonrisa,
por tus ojos oscuros,
por la idiotez extrema de no saber el modo
de encontrar el camino del olvido.
Estoy de aniversario.

Una vez más

Una vez más

el duelo en los cristales,

heridas en los muros

que guardan los secretos de los hombres.

Terror en las aceras,

llantos,

odios que engendran odio.

No hubo muertos,

sin embargo, las víctimas

siguen multiplicándose,

sometidas al miedo que no cesa.



Este poema está en la antologia de mujeres poetas ragonesas YIN

LA NOCHE HA SIDO LARGA.

La noche ha sido larga,

el alcohol se ha hecho dueño

de las almas dormidas,

y un loco desenfreno

ha sembrado la atmósfera.

Allá, unos ojos teñidos

de colorante etílico,

intentando comprar

algo que no está en venta.

Al otro lado, el vértigo

que lleva el desengaño.

Los labios doloridos de una amante,

el despecho cruento

de una pasión que nació sin destino.

Ya se apagan las luces,

se escucha el gimoteo en las almohadas.

En el jardín, dos náufragos

abren sus manos hacia la amanecida.

Se entienden, se confiesan,

se entregan sin tapujos,

y encuentran el secreto

de hacer más llevadero su camino.