Y AL FIN...

Y al fin pudo nacer un compromiso.
El único,
El que estaba en mis sueños
cuando sólo jugábamos a ser reyes de monopoly,
Cuando los jefes de la cosa,
nos dijeron que todo era una fiesta
y nuestros hijos,
sabían más de marcas que de geografía.
Vosotros, ,los de ahora,
dejasteis el sofá para indignaros,
para gritar al mundo
que los plasmas no están a vuestro alcance.
Que el pan de cada día de invocación católica,
es cosa de una Iglesia que nunca ha pasado hambre.
Y ya no hay marcha atrás,
sabemos que este túnel sólo tendrá salida
si seguimos unidos
denunciando que hemos sido timados,
que tan sólo pedimos nuestro sitio.
Será largo el camino,
de espinas y de piedras,
Pero no dejaremos que callen nuestras bocas,
por más que nos prometan esos dioses de pega.

Montse Grao.
11-6-2011


Leído en la Plaza del Pilar con los indignados

2 comentarios:

  1. Por fortuna amiga Montse estas bocas no se callan, ya no sirven promesas ni brindis al sol.

    Me ha encantado el poema.
    Besos.

    ResponderEliminar