LA NOCHE HA SIDO LARGA.

La noche ha sido larga,

el alcohol se ha hecho dueño

de las almas dormidas,

y un loco desenfreno

ha sembrado la atmósfera.

Allá, unos ojos teñidos

de colorante etílico,

intentando comprar

algo que no está en venta.

Al otro lado, el vértigo

que lleva el desengaño.

Los labios doloridos de una amante,

el despecho cruento

de una pasión que nació sin destino.

Ya se apagan las luces,

se escucha el gimoteo en las almohadas.

En el jardín, dos náufragos

abren sus manos hacia la amanecida.

Se entienden, se confiesan,

se entregan sin tapujos,

y encuentran el secreto

de hacer más llevadero su camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada