YO QUERÍA ESCRIBIR....

Sobre vosotras aves

De las regiones infinitas

Busqué un espacio para tanta muerte.

Sobre vosotros vegetales altos

De la orilla del aire

Pedí un reposo para tanta muerte.

Sobre vosotras madres de la lluvia

Tempestades de amor contra los cielos

Lloré en silencio sobre tanta muerte.

José Agustín Goytosolo.







Yo quería escribir sobre la muerte

sobre crespones negros,

de esos que caen de los balcones,

o los que prenden en chaquetas de color cementerio.

Yo quería escribir sobre los muertos,

todos los que yo quise y los que me quisieron.

Yo quería escribir sobre los hospitales,

y sobre batas blancas,

sobre el color del aura del enfermo.

Yo quería escribir sobre las despedidas,

y sobre el llanto lacerado de la ausencia.

Y recordar a todos que cayeron

a causa de las bombas.

Yo quería escribir y no sabía.

Y quería llorar por todos ellos,

Entonces…

En la página 107 de un viejo poemario,

encontré el poema del comienzo.



Montse Grao

11 comentarios:

  1. Querida Montse, preciosos poemas los dos, el del literato famoso y el tuyo, me quedo con los dos.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Esta es la poesia de la frase imposible, es la soleá del amor indiferente......


    Ni rencores ni perdón.
    ¡No me grites. No me llores!
    ¡lo nuestro ya se acabó!.

    ¿Rencores? ¿Por qué rencores?
    ¡No le da a mi señorío
    guardarle rencor a un río
    que fue regando mis flores!
    Tú me diste los mejores
    cristales de tu corriente,
    y no sería decente
    maldecirte por despecho
    si sé que tienes derecho
    a dar o a negar la fuente.

    ¡Debo estarte agradecido
    por tu generosidad!
    Tú me diste por bondad
    lo que yo hice por cumplido:
    Me brindaste tu latido,
    tu boca nunca besada,
    tu carne nunca estrenada,
    tus ojos siempre esperando
    con dos ojeras temblando
    debajo de la mirada;
    me diste el primer te quiero,
    que es el que más atosiga,
    y llenita de fatiga
    me diste el beso primero.

    Y hasta que llegó a tu alero
    aquel maldito ladrón,
    yo sé que tu corazón
    fue mío por vez primera,
    y sólo mía la seda
    debajo de tu balcón.
    Por eso, yo bien nacido,
    no te odio ni te aborrezco,
    ¡al contrario!, te agradezco
    todo cuanto me has querido.

    No me importa si te has ido
    con tu barca hacia otro mar,
    que yo no te puedo odiar
    por esta mala partida;
    porque odiar es en la vida
    un cierto modo de amar.

    No vengas ahora a mi lado
    para pedirme perdón,
    el perdón es la razón
    de volver a lo pasado,
    ¡y lo pasado acabado!
    ¿Qué pasó? ... ¿Por qué pasó?
    ¡Déjame que viva yo
    sin perdón y sin rencores!
    Porque por más que me llores ...
    ¡lo nuestro ya se acabó!

    Autor: Manuel Benítez Carrasco

    ResponderEliminar
  3. Montse, creo que el primer poema, el de la entrada anterior, es una version libre de alguien que encontre en internet, el autentico es este que aqui abajo te escribo

    Ni rencores ni perdón;
    no me grites…, no me llores;
    lo nuestro ya se acabó.

    ¿Rencores…? ¿Por qué rencores?
    No le va a mi señorío
    guardarle rencor a un río
    que fue regando mis flores.
    Tú me diste los mejores
    cristales de tu corriente,
    y no sería decente
    maldecirte por despecho,
    si sé que tienes derecho
    a dar o negar la fuente.
    Debo estarte agradecido
    por tu generosidad:
    tú me diste por bondad
    lo que yo di por cumplido.
    Me brindaste tu latido.
    tu boca nunca besada,
    tu carne nunca estrenada,
    tus ojos siempre empañados
    y los potros alocados
    de tu amor en llamarada.
    Me diste el beso primero,
    que es el que más atosiga,
    y me diste la fatiga
    de un cariño verdadero.
    Me diste luna y estero,
    tu corazón sin celaje;
    me diste todo el encaje
    de tu caricia en mi pelo,
    y me regalaste el cielo
    en tus ojos sin paisaje.
    Por eso, yo, bien nacido,
    ni te odio ni te aborrezco;
    al contrario, te agradezco
    todo lo que me has querido.
    No me importa si te has ido
    con tu barca a otro mar,
    que yo no te puedo odiar
    por esa mala partida,
    ya que odiar es, en la vida,
    un cierto modo de amar.
    Ni te vengas a mi lado
    para pedirme perdón;
    el perdón es la razón
    de volver a lo pasado,
    y lo pasado..., acabado,
    que pasó..., porque pasó.
    ¡Déjame que viva yo
    sin perdón y sin rencores,
    porque... por más que me llores
    lo nuestro ya se acabó!

    ResponderEliminar
  4. Hola Inma, buenos días:

    Gracias por tu comentario y ese poema popular, que figura entre autores ¿anónimos?.
    son coplas de siempre ¡me encantan!.

    Tú que eres enfermera, sabes lo que digo en mi poema. Venía yo del hospital de ver a la madre de mi ex, que está terminal. Emocionada, porque dicen que es el momento que dicen la verdad, y después de pedirme besos y la mano, pensé "igual me ha querido, después de todo".

    Y recordé, recordé, recordé, y quise escribir. Iba en el autobús, pensando en el poema, pero llegué cansada y no escribí. Me puse a leer a Goytisolo, y me dije "¿Para qué escribir si ya está todo escrito? Creí que me olvidaría, y ayer por la mañana, leí el horror de nuevo, esta vez "el metro de Moscú".

    Esa es la historia de mi poema y la referencia.

    Supongo que tus vacaciones de semana santa están supeditadas a los turnos rotatorios de hospital.

    Un besico. guapa.

    A ver si termina el reencuentro y hago una tourné por todos los blogs que visito.

    Pásalo bien.

    ResponderEliminar
  5. Querida Montse, el autor es Manuel Benitez Carrasco, el que escribio el famoso poema "Tengo el caballo en la puerta.....¿te quieres venir conmigo?, ese si lo conoceras no?
    Te dejo el enlace de su pagina por si quieres leer algo mas de el

    http://www.poetasandaluces.com/autor.asp?idAutor=111

    Cuando menos es interesante........

    Respecto a lo que me comentas del hospital, te entiendo muy bien, tanto desde el prisma de enfermera como desde el de familiar, me ha tocado ya demasiadas veces vivir esos momentos duros como espectadora y como protagonista, pero asi es la vida......una sucesion de buenos momentos y malos momentos, la sabiduria esta, creo yo, en disfrutar a tope los buenos y saber digerir los malos....

    Fijate que nunca pense que en un blog como el de El Gato conoceria a gente tan interesante y tan buena como he tenido el placer de conocer, tu entre ellas.

    Besos Montse......

    ResponderEliminar
  6. Hola Mika, es hora de reencuentros....desde cuando? fingidor2, Barcelona...

    Yo quiero volver a escribir, veo que tu sigues haciendo (y así de bien)

    Bicos.

    ResponderEliminar
  7. Isipoet?

    Si eres tú me alegro de leerte, y si no también Ya me dirás.

    He dejado un mensaje en tu blog.

    besitos.

    ResponderEliminar
  8. Nooo.

    Nubher, y espero que te alegres igualmente.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Me pones el corazón en un puño. Siempre.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  10. Nubber, mi abogado preferido, pero es cierto que nos conocimos en Calella también ¿a qué si? Pues claro que me alegro. Pero dónde estás? en Barcelona o en Coruña. Venga dímelo.

    Muacks.

    ResponderEliminar
  11. Sagrario, a veces no escribo porque me pasa como a Sabina, ya sabes "Terminaba tan triste que nunca la pude empezar...".

    pero bueno algo hay enmente, a ver si sale.

    Mucks.

    ¿has visto a Nuber? ah que tu no le conoces, pues no sabes lo que te pierdes. jeje.

    ResponderEliminar