PAISAJE

Una escalera angosta;
198 peldaños para bajar al mar.
Cansado pero hermoso.
Todavía se ve desde la playa.
Ahora hay un paseo,
unas flores,
una línea de color rojo-bici.
escalones de mármol fáciles de subir.
El camino es más cómodo,
pero el acantilado
ha sido devorado
por el hambre voraz del despropósito.