Ruido

Parece que el silencio
se adueña de las cosas,
y aunque todo se muestre
fundido en un bullicio,
tal vez, incontrolado;
lo cierto es que los ruidos
son solamente ruidos.
Los gritos que escuchamos
son como una coral,
un conjunto de voces
que nunca nos detienen.
Tan sólo nos molestan
cuando estamos absortos
en nuestro propio ruido.